lunes, 8 de septiembre de 2014

Quién fuera oso: receta fácil de salmón marinado

El antes y el después del salmón
Me encanta el salmón. Creo que me podría reencarnar en oso y pescarlos río arriba, jeje. Hoy os propongo prepararlo marinado, es muy fácil. Mi abuela prepara el mejor del mundo y espero alcanzar su maestría en algún momento, a ella le dedico este post. Como todas las recetas del blog, está elaborada con ingredientes sin lactosa y en esta ocasión sin gluten.


Ingredientes:
  • Una cola de salmón.
  • Azúcar.
  • Sal gruesa (no la mega-gorda de la de hornear).
  • Eneldo (opcional).
  • Aceite de oliva virgen extra (para conservar).


Elaboración:

Si no eres un ninja de los cuchillos, lo normal es que en la pescadería te lo preparen para marinar. Es decir, limpio de vísceras, sin espinas y en dos mitades. De todas formas, hay que comprobar en casa que no queden espinas.

Si el salmón es fresco, es imprescindible congelarlo para evitar problemas con el anisakis. Según la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), “los equipos frigoríficos domésticos de 3 estrellas (***) o más, necesitan más tiempo para alcanzarla (la temperatura) que un equipo industrial, por lo que se recomienda congelar a una temperatura de
-20º C o inferior durante 7 días”.

Una vez descongelado, pesamos el salmón. El peso del salmón será igual a la cantidad que necesitaremos de sal y azúcar, en una proporción 50% sal 50% azúcar. Mi cola de salmón pesaba un kilo por lo que utilicé 500 gramos de sal y 500 de azúcar.

Mezcla la sal y el azúcar con dos o tres cucharaditas de eneldo. Si no te gusta el eneldo es opcional y si lo encuentras fresco, mucho mejor.


Busca un recipiente en el que puedas acostar con holgura las dos mitades de la cola y con suficiente profundidad como para cubrirlas con la mezcla. Os aconsejo poner un papel film en el fondo.

Cocina con Dexter 
Pon una capa de la mezcla de sal, azúcar y eneldo que tape el fondo del recipiente. Sobre esa capa, deposita las dos mitades de la cola, yo las puse con la piel hacia arriba. Cubre totalmente el salmón con el resto de la mezcla.

Bien tapado
Tapa con papel film y pon peso encima. Lo clásico es usar un cartón de zumo o latas grandes de conserva. Guardamos en el frigorífico.


Deja que marine entre 36-48 horas. Depende del peso y de si en casa os gusta más o menos hecho. Durante el proceso, va soltando líquido que puedes ir retirando.

Una vez marinado, se saca de la mezcla y se lava cuidadosamente debajo de un chorrito de agua para retirar los restos de sal y azúcar. Secamos bien con papel de cocina o un paño limpio.

Spa para salmones
Ya podemos disfrutar de nuestro salmón. Se conserva igual de rico unos diez días, aunque no creo que os dure tanto. Puedes cortarlo en lonchas muy finas o en taquitos y guardarlos en un buen AOVE. Sirve como aperitivo y como ingrediente para ensaladas, rellenos, pastas e incluso, como me recomendó Darth Vader Cook con un arrocito negro.

¿Qué os parece esta receta deslactosada? Espero vuestros comentarios

2 comentarios:

  1. Me encanta!!!!! Pero mira.... yo creo que me deberías invitar un día a probar tu salmón y así cuando yo haga tu receta, ya sé qué resultado tengo que conseguir. Lógico, verdad???? jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Yo te invito a salmón cuando tú quieras!

      Eliminar