viernes, 26 de septiembre de 2014

Top Chef 3: Niño Probeta contra Marc Jong-Li

¡Fight! / Fotos originales: Atresmedia
El programa de Top Chef de esta semana (que puedes ver aquí) nos dejó los niveles de mal rollo más altos de lo que llevamos de concurso. Además, hemos conocido una nueva palabra “crujiencia”, aprendimos un técnica revolucionaria, “el corte culebra” y nos hemos enterado de que los huevos embrionarios se comen (ejem). Os lo cuento todo en esta nueva y deslactosada Crónica Gastrocatódica.

Aviso, no voy a hablar de “temas del corazón”. No me interesa, no me parece ético irrumpir en la intimidad de nadie, aunque salga en televisión y lo más importante, me aburre. Soy más de zombies y dibujos animados, qué le vamos a hacer.

Top Chef se desplazó hasta Santiago de Compostela para disputar varias pruebas y para ponernos los dientes largos ante los excepcionales productos gallegos. Para empezar tenían que abrir diez ostras. Los tres mejores y más rápidos lucharían por la inmunidad.

Momentazos:
  • Inés, que a pesar de ser gallega, nunca había manipulado ostras. ¡Mátame camión!, exclamó ella. ¡Galleguiña, por dios!, le espetó Yayo, cuya familia se dedica al cultivo de marisco.
Yayo, la consternación personificada / Fotos originales: Atresmedia
  • Las manecillas de hámster de Marta, que le impedían trabajar bien con las ostras. El Jurado terminó ayudándola mientras ella lloraba. ¡Pobreta!
  • Las observaciones de Chicote y Yayo a los concursantes. A Víctor: “Hubo ensañamiento ahí”. A Marcjoli: “¿Tienes algo en contra de las ostras?” A Teresa: “Como tú eres de tierra adentro, has dicho: yo todo lo que venga del mar, lo fusilo”.
Crímenes de lesa ostricidad / Fotos originales: Atresmedia
  • Pablo, que fue el único que abrió las ostras de forma decente. David y nuestro nunca suficientemente idolatrado Honorato, acompañaron en la batalla por la inmunidad al sevillano.
Para conseguir la salvación, los tres tuvieron que elaborar en media hora un plato de ostras y otro marisco. Tenían todo el mercado de abastos de Santiago a su disposición, aunque ingrediente que escogieran, ingrediente que debía estar en el plato.

Momentazos:
  • Las carreras de Honorato por el mercado. Casi se lleva a un cámara por delante.
  • David, delante de un puesto que parecía un tratado de taxonomía marina, pregunta a la pescadera: ¿No tenéis nada de alguitas ni nada? No, David, no tienen alguitas. Tienen bogavantes del tamaño de un yorkshire, pero alguitas va a ser que no.
¿Habéis visto el tamaño de los bichos? Me los quiero comer todos / Fotos originales: Atresmedia
  • David y su cortesía pachorrera. Dejó que una señora se colara y se puso a explicarle el plato que pensaba hacer.
  • El concepto “muy tradicional” de David. “Ostritas con almejitas escabechadas con unas cerezas y germinaditos”. Tradicionales son los jureles en escabeche de mi abuela.
  • QuimiKarlos empecinado en minusvalorar a Honorato. “Si todo el grupo piensa que no debe estar, es que no debe estar”. Carlos, busca en Google “falacia ad populum”.
  • Chicote a Susi: “A Yayo, como le jo... una ostra, se cabrea”.

David se alzó con el brazalete de la inmunidad (por el poder de Grayskull), con lo que consiguió interesantes ventajas: ser capitán de equipo, elegir a los capitanes rivales y conformar los grupos. El otrora adorable y peluchoso David se transformó en un Meñique de la vida y desplegó su estrategia. Escogió a Marta para dirigir al equipo morado y, ahora viene lo bueno, puso en el mismo equipo a QuimiKarlos y a su archienemigo Marcjoli... ¡y nombró capitán de los naranjas a Marcjoli! “Vaya cuatro para un futbolín”, dijo Peña, que al menos se tomó “the situation” con humor.

De mogwai a gremlin en una inmunidad / Fotos originales: Atresmedia
Para evitar la eliminatoria, tenían que cocinar un plato de pulpo con un hidrato de carbono para cincuenta hambrientos peregrinos que esperaban en la plaza del Obradoiro. El Jurado añadió un ingrediente extra en mitad de la prueba: ternera blanca gallega (qué hambre). Como chefs invitados, acudieron los “Estrella Michelín” Javier Olleros y Pepe Solla.

Momentazos:
  • Asistimos al nacimiento del primer totalitarismo de la temporada. QuimiKarlos, al borde de la arritmia pidió consenso en su equipo. Marc, a partir de ahora el querido líder Marc Jong-Li, respondió: “me parece bien, pero el líder soy yo y tendréis un poco, que ir un poco al son que yo cante. Espero, Carlos, que podamos trabajar muy bien y hagamos caso. Hagamos caso AL LÍDER”. Wowwwww.
  • David, que eligió a Honorato para su equipo, lo que les vino fenomenal. El conde Honorato (como bien le ha bautizado Momentos sin gluten) les instruyó: “Esto es una cadera de ternera gallega. Lo bueno es que es una carne muy tierna”, les explicaba mientras limpiaba la pieza de carne. Todo sin despeinarse. Pelazo.
Honorato, hemos atravesado océanos de tiempo para apoyarte
 Fotos originales: Atresmedia
  • Chicote flipando con el equipo naranja y su ternera “salteadita con ajos”. “Muy flojeras, ¿no?”, opinó. Pablo ratificó sus temores: “No vemos mucho lo del salteado este. Se va a quedar como una p... mierda”. Fue peor que eso. Como pollos sin cabeza y sin dirección, emplataron solo 30 de las 50 raciones requeridas.
  • Las tretas de Marc Jong-Li para dar pena a los peregrinos. ¿Los dejas sin comer y encima les pides el voto?
  • Rebeca al verse salvada: “Me pongo tan contenta por hacer unas judías de mierda”, jajaja.

Como era previsible, perdió el equipo de Marc Jong-Li, QuimiKarlos, Pablo y Peña. Y hubo rebelión. Marc Jong-Li aseguró que los errores fueron de los demás: “Peña y Carlos son malos conmigo”. QuimiKarlos expresó el deseo de matar al querido líder y juró venganza. “Quiero que se vaya Marc, luego que se vaya Marc y después me gustaría que se vaya Marc”, recitó como una letanía.

La “última oportunidad” supuso la vuelta a Top Chef de Ángel León, rey del plancton y la luminiscencia marina. Impartió una clase magistral sobre nuevas técnicas culinarias para inspirar a los concursantes. Prepararían un plato en el que demostraran su pericia con los procedimientos más novedosos en cocina. El Jurado cataría sus creaciones a ciegas. Pablo y Peña se llevaron las manos a la cabeza. Marc Jong- Li decidió hacer un postre y QuimiKarlos casi explota del entusiamo.

Pablo y Peña: sus caras lo dicen todo  / Fotos originales: Atresmedia
Momentazos:
  • Ángel León y sus (respiro hondo) huevos embrionarios. Llamadme loca, pero ¡¡¡Uuurrrgggg!!! Con ellos preparó una “sopa yódica” con ostra liofilizada y plancton. Lo de sopa yódica tiene el chiste tan “a huevo”, que resistirme no podido he.

  • Carlos en pleno éxtasis quimifílico: “Soy el Niño Probeta, nacido entre los polvos”, soltó a lo profecía de Harry Potter. ¡Ósmosis por sifón! ¡Merengue nitro! ¡Wingardium leviosa!
  • El incomprendido “corte culebra” de la merluza de Pablo.
  • Lo contentos que se pone El Jurado cuando descubren las cigalas gordas del plato de Peña. Les brillaban los ojos, jejeje. Comprensible.
  • Chicote cuando calificó el plato de Carlos como “comida de Gollum”, jajajaja. Si cada vez que hace una referencia a ESDLA nos tomamos un chupito, acabamos sin hígado en un mes.
De arriba a abajo y de izquierda a derecha, los platos de Querido Líder, QuimiKarlos, Peña y Pablo
Fotos originales: Atresmedia
Por desgracia, Pablo tuvo que despedirse de la competición. Una pena. “Vine contento y me voy contento”. ¡Bien por su actitud! 

Pablo, no te preocupes: Niño Probeta vengará tu eliminación con su arma secreta: el  Nitrocrumbleosmozinator / Fotos originales: Atresmedia

En el almacén, Niño Probeta le dijo a Marc Jong- Li que su postre no tenía técnica, que solo tenía “crujiencia”. Por lo que pude observar, para aplicar la técnica de la crujiencia se necesita manitol, manteca de cacao y furia. Me temo que Pablo llevaba mucha razón al afirmar que “ahí van a saltar chispas un día. Yo no me lo pierdo, vamos”. ¡Nosotros tampoco nos lo vamos a perder!

¿Qué os pareció el programa? ¡Nuestro Honorato continúa dentro! Como siempre espero con ilusión vuestros comentarios.  

4 comentarios:

  1. Jajajaja!! No sé si mi televisor soportará tanta subida de tensión en el próximo programa.
    Por cierto: la crunjiencia es pura técnica, por mucho que patalee Niño Probeta. Y Marc necesita clases de técnicas en educación..
    A ver qué pasa en el poximo programa.
    Un besazo, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, llevas toda la razón. Un poquito de crumble nitro de buena educación le vendría bien a más de uno.
      Otro besazo pa´ti, hermosaaa.

      Eliminar
  2. Jajaja me encanta!! esto se pone interesante, a ver q pasa mñ!!besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto está on fireeee! Jajaja. Un beso :)

      Eliminar