miércoles, 3 de diciembre de 2014

Top Chef 12: Pechuguito Mañanero contra el Pollastre Cebáceo

Peña piensa fuertemente en su propio programa de televisión  / Fotos originales: Atresmedia
Qué nerviositos se ponen los concursantes de Top Chef cuando les plantas delante a un cocinero aficionado. Se les disparan los niveles de egocentrismo, oye. El programa homenaje al espectador, que puedes ver aquí, nos descubrió al gran Néstor y su arroz borrachuzo. Además, se nos fue Peña y asistimos al alumbramiento de una (otra) nueva palabra, “cebáceo”. Os lo cuento todo, bien picadito, en esta nueva y deslactosada ¡Crónica Gastrocatódica!

La Prueba de fuego se convirtió en un tributo a los sufridos televidentes, imagino que como reconocimiento al estoicismo con el que soportamos la publicidad. El invitado especial fue Néstor Calvo, un espectador que conquistó a El Jurado con su receta de arroz con bogavante. El concursante que superara el plato de Néstor conseguiría la inmunidad. Si Néstor resultaba vencedor, el brazalete de inmune quedaría desierto.

Momentazos:
  • Néstor: paradigma del cocinero aficionado, preparando tan tranquilo su arroz, mientras los verdaderos concursantes infartaban. Nuestros queridos egos con patas no podían concebir que el osado amateur pudiera preparar un plato mejor. Intentaron ponerle nervioso. Pero Néstor contaba con un arma secreta, se estaba ¡divirtiendo! Néstor se permitió el lujazo de trollearlos, paseando por las mesas de los demás y preguntándoles qué hacían. Jajaja. Me declaro muy fans.
  • Las caras de estupefacción de los concursantes al ver a Néstor. No conocían su identidad y no les sonaba que fuera un cocinero “famoso”. Así que afilaron sus garritas por si resultaba ser un nuevo competidor. Chicote le presentó como “el veinte veces ganador del premio al mejor cocinero de su casa”. Risitas condescendientes. “Del amateur no tengo miedo”, afirmaba Querido Líder.
Duelo de miradas intensas / Fotos originales: Atresmedia
  • Fran explica su plato a Chicote: “Es un arroz que siempre hacíamos en Coque. Chicote responde: “Me suena (el arroz) porque estuve haciéndolo diez años, no por otra cosa”. El terror se refleja en la cara de Fran.
  • Néstor y su toque gore: añadió el bogavante vivo a la cazuela y lo flambeó con brandy. El bicho se vengó post mortem y Néstor casi se corta. La cola salió volando. Chicote le advirtió: “No me lo pongas que no me lo voy a comer”.
  • Querido Líder: volvió a la carga con su estrategia de guerra psicológica: que si “no vas a llegar”, que si “no me gusta el caldo, está insípido”. Néstor se partía de risa ante sus estratagemas. Creo que Marc echa de menos a su archienemigo, Niño Probeta, y decidió buscarse otro.
  • Susi y su apasionada defensa de la libre circulación de los granos de arroz por el plato. Los concursantes empeñados en meter el arrocito en un moldecito, lo que a Susi le pareció bastante absurdito.
Susi luchando por erradicar la cursilería de los concursantes / Fotos originales: Atresmedia
  • La envidia mala, mala de Víctor ante los elogios de El Jurado al plato de Néstor. Se puso pelusón porque Néstor estuvo entre los tres mejores y él no.
  • Fran: consiguió la inmunidad y Víctor le calificó como “divo”.

La prueba grupal se desarrolló en Besalú (Girona). Fran no tuvo que cocinar por lo que se enfrentaron en parejas elegidas al azar: Víctor y David contra Marc y Peña. Dos familias de Besalú, seguidoras del programa, abrieron sus casas para los concursantes. Tuvieron que preparar doce raciones de un plato principal y un postre, con los utensilios e ingredientes que encontraran en las cocinas de estos amables vecinos. Fran tuvo el privilegio de decidir en qué casa cocinaba cada pareja.

Momentazos:
  • David ante la cocina de la familia Expósito i Corominas: “La primera complicación es el espacio. Es una cocina pequeñita”. David, no has visto una cocina “pequeñita” en tu vida. Que eres muy blandito y se nota que no estás acostumbrado a la cocina de guerrilla. 
  • La búsqueda desesperada de patatas en la cocina de los Soler i Palacin: Marc y Peña no las encontraron y no pudieron hacer el suquet que tenían previsto. Durante la prueba, ellos estuvieron tan perdidos como las patatas que tanto anhelaban. Susi les avisó de que su arroz estaba soso. No hicieron caso.
No hay patatas. Drama / Fotos originales: Atresmedia
  • La constatación de que los cuchillos profesionales deben de ser de acero valyrio. Tenían miedo de usarlos. “Cuidado con los cuchillos, que no los conoces”, advertía Susi a Querido Líder. Les faltó acurrucarse en un rincón y llorar.
  • Marc Jong-Li recolectando flores del jardín para usarlas en el postre. Luego nos quejamos de Niño Probeta y su tierra infusionada. Si hasta se comió un jazmín.
  • La matriarca de los Soler i Palacin, que sutilmente les señaló que habían “encontrado” su mermelada de higos. Peor fue lo que les hicieron Víctor y David a los Expósito i Corominas: expoliaron su reserva de gambas para Navidad.
  • El postraco que se marcó Víctor, lleno de alimentos prohibidos para las criaturillas deslactosadas, pero con una pintaaaa. En mi opinión, el postre les dio la victoria.

Peña y Marc tuvieron que luchar por su plaza en Top Chef en la Última oportunidad. Chicote se dedicó a pedir alimentos a los vecinos de Besalú, que servirían como materia prima para la prueba en plató. La recolección resultó variopinta: fuet, patatas fritas de bolsa, un par de pimientos, un limón, un bote de garbanzos... Tal y como dijo Yayo, parecía el contenido de una despensa de estudiantes. Error. En una cocina de estudiantes arquetípica no hay lugar para verduras frescas. Y no vi el alcohol barato de alta graduación en las cestas. Para inspirarles, invitaron a Sergi Arola, que preparó unas sardinas con ingredientes sencillos pero potentes.

Pobre Querido Líder, está contrariado / Fotos originales: Atresmedia

Momentazos:
  • Marc y su claridad de ideas: “Voy a hacer una crema de cebolla, ajo. Voy a hacer un pollo a baja temperatura, también. Voy a mirar de hacer unos chips de patata, una crema de garbanzos. Y voy a como montar una sopa de cebolla, unos garbanzos con pollo. Va a ser una mezcla de sopa de cebolla, garbanzos con pollo... Por ahí, pero invento, ¿eh? Total”. En el culmen de su delirio, se le ocurrió “destruir las chips para volverlas a construir de otra manera”. Ya.
  • Peña, que desafió la maldición del fuet que inauguró Irina en el primer programa (qué lejos queda). Intentó aromatizar el plato con tan insigne embutido y claro, ya sabemos que en cuanto lo cocinas, te eliminan.
  • La lucha encarnizada por el título de Rey del Naming. Peña llamó a su plato “Pechuguito mañanero”. Marc “Crema de cebáceos y estofado de pollo con garbanzos”. Cebáceos. Chicote, Susi y Yayo se quedaron patidifusos. Marc definió cebáceo como “ingrediente acebollado”. Yo tengo mi propia definición y pesadillas lovecraftianas por culpa de la palabrita. Cebáceo: “criatura teratológica surgida de la mutación, en pleno invierno nuclear, de un ajo, una cebolla y ADN de Marc”.

No hubo triunfo para el “territorio sofrito” esta vez. Peña tuvo que recoger sus cuchillos y abandonar el programa. Se despidió con estilo y el buen humor que le ha caracterizado durante su paso por el concurso. Mientras, Marc Jong-Li se caracajea en su guarida. Ha ganado de nuevo. Ha sobrevivido a siete eliminatorias. Tiene más vidas que Rasputín.

Marc Jong-Li 1 - Disidentes 0 / Fotos originales: Atresmedia


¿Qué os pareció a vosotros? ¡Espero vuestros comentarios!

2 comentarios:

  1. Me parto de risa!! muy bueno tu post!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, muchas gracias. Yo me parto viendo el programa :)

      Eliminar